Presidencia Española de la Unión Europea
Hablamos de Europa

La UE ayuda a los pequeños emprendedores

De acuerdo a la Estrategia de Lisboa, y en el marco de la crisis financiera que azota las economías mundiales, impulsar el crecimiento y el empleo en la UE se ha convertido en una de las principales prioridades de la Comisión Europea. Dada su importancia en el cómputo global del tejido empresarial europeo, el Gobierno comunitario ha establecido un paquete de medidas de ayuda a la financiación de las pequeñas y medianas empresas –pyme– de nueva creación, innovadoras y en expansión que permiten compartir los riesgos asociados a los préstamos y generar más inversión en capital riesgo. Analizamos las vías de acceso al crédito que ofrece la Unión Europea, así como diversas iniciativas encaminadas a mejorar la competitividad de la empresa emprendedora.

La UE ayuda a los pequeños emprendedores

Antes de examinar las diversas herramientas existentes en el ámbito comunitario, conviene tener en cuenta porqué son tan importantes las pymes para la economía europea. Las cifras son claras: nada más y nada menos que 23 millones de empresas europeas son pymes, lo que supone el 99,8% del total del tejido empresarial comunitario. ¿Y de qué manera repercute su actividad en el mercado laboral? En realidad, de forma muy decisiva ya que el 67% del total de los puestos de trabajo del sector privado en la Unión Europea se crean en pequeñas y medianas empresas. En algunos sectores específicos, como es el caso de la metalurgia, la construcción y la fabricación de muebles, los puestos de trabajo generados por pymes rozan el 80%.

Pero, ¿qué es realmente una pyme? Según la definición oficial comunitaria, una pequeña o mediana empresa es aquella que ejerce su actividad en total independencia respecto a las grandes compañías, que no cuenta con más de 250 empleados y cuya facturación no alcanza los 50 millones de euros. Existen tres categorías de pyme: la microempresa –con menos de 10 trabajadores–, la pequeña empresa –que cuenta con entre 10 y 49 asalariados– y la empresa de tamaño medio, que puede llegar a alcanzar los 249 empleados.

Hoy en día, su importancia y peso económico en el conjunto de la UE es tal que han diversificado su actividad, por lo que es posible encontrar desde pequeñas empresas familiares dedicadas a la elaboración de productos agroalimentarios orgánicos hasta compañías dedicadas a la investigación y al desarrollo de sistemas informáticos.

Según se desprende de una encuesta realizada por Eurostat en abril de 2008, los principales problemas a los que debe enfrentarse una pyme son las cargas administrativas y reguladoras, el acceso a la financiación, los impuestos, la falta de formación y, en menor medida, la competencia desmesurada y las estrictas leyes laborales.

Un marco jurídico para la Pyme: "Small Business Act"

En respuesta a alguna de esas reivindicaciones, la Comisión Europea ha anunciado en los últimos meses una reducción de las cargas administrativas para las empresas comunitarias –medida que permitirá ahorrar en torno a los 600 millones de €–, así como la puesta en marcha de un marco político y legislativo comunitario en el que se reconozca, por primera vez, el importantísimo papel que juega este tipo de empresas en la economía europea.

El Small Business Act nace con el triple objetivo de mejorar el actual enfoque que se da a la actividad emprendedora, promover el crecimiento de estas empresas ayudándolas a superar los problemas que frenan su desarrollo y, sobre todo, establecer en el seno de las instituciones comunitarias una nueva filosofía que podría definirse como “pensar en la pyme antes que nada”.

Esta iniciativa contempla propuestas como la creación de un entorno en el que los emprendedores puedan desarrollarse y el espíritu de empresa se vea recompensado, así como la adaptación de los instrumentos políticos públicos a las necesidades de la pyme o la garantía de que se ayudará al pequeño empresario a sacar el máximo provecho de las posibilidades que le ofrece el Mercado Único Europeo.

Una vía hacia la financiación

La Unión Europea ofrece en la actualidad diferentes propuestas de ayuda a la pyme en forma de subvenciones, préstamos o garantías. Conviene diferenciar entre cuatro categorías distintas, según su naturaleza y propósito final:

Por una parte se encuentran las llamadas oportunidades temáticas de financiación, que ofrecen subvenciones a las pequeñas y medianas empresas siempre que su proyecto cumpla objetivos específicos –medioambientales, innovadores o formativos– de sostenibilidad o valor añadido. Este tipo de subsidios se solicitan directamente a los distintos departamentos comunitarios y cubren una parte de los costes. En este ámbito se inscriben las iniciativas LIFE + –2.100 millones de € disponibles en el periodo 2007-2013 para propuestas de carácter medioambiental–, el Programa Marco para la Innovación y la Competitividad –3.600 millones de € para financiar iniciativas empresariales innovadoras en el campo medioambiental y de la energía inteligente–, Marco Polo II –400 millones de € para propuestas que contribuyan a crear un sistema de transporte eficiente y sostenible–, el Séptimo Programa Marco de Investigación y Desarrollo Tecnológico –dispone de más de 16.500 millones de € para financiar varios programas destinados específicamente a la pyme–, CULTURE –400 millones de € en ayudas para proyectos de cooperación cultural en todos los campos artísticos– y el Programa de Acción Integrada en el Área del Aprendizaje Permanente, que comprende iniciativas educativas como COMENIUS, ERASMUS, LEONARDO DA VINCI o GRUNDTVIG.

A la segunda categoría pertenecen los llamados fondos estructurales, que tienen la peculiaridad que están regulados y seleccionados por las autoridades nacionales, regionales o locales. Son los grandes instrumentos comunitarios de financiación en beneficio de la pyme y tienen como objetivo principal acabar con las disparidades económicas entre regiones de la UE y promover la cohesión y el desarrollo social. Entre ellos destacan el Fondo Europeo de Desarrollo Regional –con una dotación total de 308.000 millones de € para el periodo 2007-2013–, el Fondo Social Europeo –consagrado a la creación del empleo y a la mejora de la formación profesional–, el Fondo de Desarrollo Rural –se centra en la mejora de la competitividad de la agricultura, el Medio Ambiente, el desarrollo rural, la calidad de vida y la diversificación de la economía en el entorno rural–, JEREMIE –destinado exclusivamente a la concesión de microcréditos, capital riesgo y o garantías a las pymes– y JASMINE, una acción piloto que presta asistencia técnica y financiación a entidades bancarias para garantizar el flujo de microcréditos a las pequeñas y medianas empresas europeas.

En el tercer grupo de herramientas de financiaciónse inscriben los instrumentos financieros: se trata en su mayoría de préstamos gestionados por intermediarios financieros nacionales o por organismos como el Fondo Europeo de Inversiones. A esta categoría pertenecen las inversiones propias del Fondo Europeo de Inversiones –capital riesgo y garantías de créditos a la pyme– o los préstamos del Banco Europeo de Inversiones, entidad que dispone de 20.000 millones de € para el periodo 2008-2011 para concesión de préstamos a las pymes en aras de incrementar su capital circulante.

Por último, destacan las ayudas a la internacionalización de las pymes, concedidas a través de organismos nacionales que actúan de intermediario y que tienen por objeto facilitar la internacionalización de estas empresas fuera del territorio comunitario. En España, estas subvenciones están gestionadas por el Instituto de Comercio Exterior y comprenden programas de fomento de la cooperación regional con Latinoamérica –Al- Invest–, Asia –Asia- Invest– y los países del África austral y subsahariana, el Caribe y el Pacífico –Pro- Invest–.

Otras iniciativas comunitarias a favor de la pyme

En su afán por establecer un entorno más propicio para el desarrollo empresarial europeo, la Comisión Europea está trabajando en el lanzamiento de varias iniciativas, como la celebración de la primera Semana Europea de la pyme, que tendrá lugar del 6 al 14 de mayo, y que pretende, a través de la organización de diversos actos locales y nacionales, impulsar la actividad empresarial, desarrollar nuevas ideas y crear redes de contacto entre emprendedores de toda Europa.

En este sentido se inscribe también la puesta en marcha del programa Erasmus Jóvenes Emprendedores, proyecto piloto que ofrece a aquellos jóvenes europeos que estén poniendo en marcha su propia empresa, los conocimientos en la materia que pueda brindarles un empresario comunitario ya consolidado durante un periodo de entrenamiento de seis meses. Esta experiencia resulta interesante también porque ofrece, tanto al joven emprendedor como al empresario más experimentado, el acceso a nuevos mercados y contactos muy valiosos de cara a la búsqueda de potenciales socios comerciales.

Por último, la Comisión Europea ha lanzado recientemente la página webwww.access2finance.eu, en la que encontrará toda la información que precise para solicitar ayuda financiera a las instituciones comunitarias. Además, los socios locales de la Enterprise Europe Network –red de innovación y apoyo a las empresas que ofrece servicios integrales de alta calidad para las pymes– estarán encantados de asesorarle en relación a cualquier duda que pueda surgirle.

 

grupo en facebook

También en Facebook

Únete a nuestro grupo de facebook de Apoyo a la Presidencia Española UE 2010

Hazte miembro del grupo »

Vídeo

Diego López Garrido explica los retos de España ante la Presidencia de la UE

diseño: Ignacio Povedano | coordinación: Luismi Cámara