Presidencia Española de la Unión Europea
Hablamos de Europa

Los retos del tratado

La importancia del Tratado de Lisboa de cara afrontar los retos futuros que a nivel comunitario e internacional, reside en estos puntos principales:

· Una Europa más eficaz y transparente, con una reforma institucional del Consejo, con un mayor número de ámbitos que se votan por mayoría cualificada y con la introducción del sistema de doble mayoría (Estados y ciudadanos), un presidente estable para el Consejo Europeo y un sistema de presidencias más largas, el refuerzo del papel de la Comisión Europea, y el aumento de las capacidades del Parlamento Europeo para votar en igualdad de condiciones con el Consejo; por otra parte, es necesario señalar que en el marco de la Unión Europea más eficaz, se ha establecido una mayor visibilidad de los valores, principios y objetivos que rigen la actuación de la Unión Europea, una mayor delimitación de las competencias de la Unión y una mejora en la regulación de principio de atribución de competencias, así como un pilar único para una Unión con personalidad jurídica propia.

Mandatarios europeos posan delante de la entrada del Monasterio Jerónimos tras la firma del Tratado de la UE. / Archivo
Mandatarios europeos posan delante de la entrada del Monasterio Jerónimos tras la firma del Tratado de la UE. / Archivo

· Una Unión Europea con más derechos para los ciudadanos, con el reconocimiento vinculante de la Carta de Derechos Fundamentales, la apuesta por la adhesión de la Unión al Convenio Europeo de Derechos humanos, y la preservación e impulso del concepto de ciudadanía europea.

· Una Unión Europea más legítima y democrática, con la participación de los Parlamentos nacionales en el proceso de toma de decisiones comunitario y el consiguiente refuerzo del principio de subsidiariedad, la introducción de la prepuesta legislativa ciudadana como símbolo de la democracia participativa (un millón de firmas podrán proponer legislación a la Comisión), la consolidación del método de Convención para el procedimiento de revisión de los Tratados, la doble legitimidad implícita de Estados y ciudadanos y el reconocimiento de la primacía del derecho comunitario frente al nacional.

· Una Unión Europea más presente y visible en la escena internacional, con la figura del alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad (el llamado ministro de Asuntos Exteriores en la Constitución Europea), el reconocimiento de la personalidad jurídica de la Unión Europea que facilita la adopción de Tratado con otros países u organizaciones internacionales, y nuevos avances en política de defensa.
El Tratado de Lisboa, será sin duda, un Tratado clave en el devenir europeo, y permitirá su adecuación a la dinámica internacional actual, permitiendo a la Unión desarrollar todo su potencial.

Enlaces de interés

grupo en facebook

También en Facebook

Únete a nuestro grupo de facebook de Apoyo a la Presidencia Española UE 2010

Hazte miembro del grupo »

Vídeo

Diego López Garrido explica los retos de España ante la Presidencia de la UE

diseño: Ignacio Povedano | coordinación: Luismi Cámara